CIRBE (CENTRAL DE INFORMACIÓN DE RIESGOS DEL BANCO DE ESPAÑA)


¿Qué es la CIRBE?

 

Central de Información de Riesgos del Banco de España. Lugar donde recurren las entidades financieras, bajo autorización del cliente, para consultar los niveles de riesgo y morosidad de los interesados en contratar un préstamo.

 

Una base de datos pública, de carácter confidencial, en la que se recogen los riesgos que las entidades de crédito tienen con sus clientes. En ella constan, por ejemplo, el saldo vivo total del préstamo o préstamos que tenga a su nombre.

 

El dinero que un cliente tiene solicitado con un banco o entidad financiera aparece en CIRBE.

El Banco de España, utiliza la CIR para sus controles de riesgos y estudios estadísticos, y por otro lado devuelve a cada entidad la información que las otras entidades le han suministrado sobre sus clientes, siempre y cuando se supere la cifra de 6.000 euros de riesgo vivo directo o 60.000 como avalista.

Visualizando los datos del solicitante en CIRBE se puede conocer muchos datos sobre la situación financiera del cliente:

1. Qué clase de riesgo tiene(préstamos, descuento comercial, avales)
2. Plazos aproximados y garantías (personales o reales)
3. Si esos créditos están en dudoso (retraso de más de tres meses) o en situación normal.

Sin embargo CIRBE no muestra con qué entidad tiene contratado el producto ni las condiciones financieras.

OBJETIVOS:

La Central de Información de Riesgos (CIR) tiene dos objetivos fundamentales:

Þ      Facilitar a las entidades declarantes información necesaria para su actividad.

Cuando una empresa, solicita un crédito a una entidad financiera, ésta estudiará, si darle o no el préstamo. A través de la Central de Información de Riesgos (CIR), y con el conocimiento de la empresa (no necesita autorización), la entidad puede saber cuál es la deuda que la empresa tiene con otras entidades, y así hacerse una idea mejor de la solvencia de la misma. Una vez se conceda el préstamo, y mientras lo deba, la entidad será informada mensualmente de forma agregada de todos los riesgos que hayan sido declarados a la Central de Información de Riesgos (CIR), lo que le ayudará también a conocer su situación.

Þ      Permitir al Banco de España el adecuado ejercicio de sus competencias y en particular las de supervisión e inspección de las entidades de crédito.

Los riesgos declarados se clasifican en dos grandes grupos:

1.- Riesgos directos. Son los que se derivan de préstamos o créditos, de dinero o de firma (fundamentalmente, avales) y de las operaciones de arrendamiento financiero (el llamado ‘leasing’), así como los valores de renta fija que posea la entidad, con exclusión de los emitidos por la Administración Central.


2.-
Riesgos indirectos. Son los de quienes garantizan o avalan a otros clientes que tienen concedidos préstamos o créditos por la entidad. Por ejemplo, avales, afianzamientos y garantías personales, firmas comprometidas en los efectos financieros y firmas que hayan sido tenidas en cuenta por la entidad declarante para la asunción del riesgo.

Los datos declarados a la Central de Información de Riesgos (CIR) por las entidades serán exactos y estarán puestos al día, de forma que reflejen fielmente la situación de los riesgos y de sus titulares.

Mensualmente la Central de Información de Riesgos (CIR) comunica a las entidades información agregada sobre los riesgos en el sistema, de los titulares que tienen declarados.

Cualquier persona física o jurídica puede acceder de forma gratuita a toda la información que está a su nombre en la Central de Información de Riesgos (CIRBE).

Los titulares que consideren que los datos declarados por las entidades a la Central de Información de Riesgos (CIR) son inexactos o incompletos puede acceder a su rectificación o cancelación.

Fuente: Banco de España (Portal del Cliente Bancario)

Pulsa Aquí para obtener más información. http://www.bde.es/clientebanca/cirbe/objetivos.htm