SEPA: ZONA ÚNICA DE PAGO EN EUROS

SEPA, acrónimo, formado a partir de las iniciales de las palabras Single European payments Area, hace referencia a la Zona Única de Pagos en Euros.

Vamos a explicar con detalle en qué consiste, para qué sirve y cómo afecta esta nueva Zona Única de Pagos en Euros (SEPA) a las entidades financieras

¿Qué es la Zona Única de Pagos en Euros (SEPA)?

¿Que es SEPA?

La iniciativa de la Zona Única de Pagos en Euros está principalmente liderada por la industria bancaria europea a través del Consejo de Pagos Europeo (European Payments Council) y apoyada por la Comisión Europea, los gobiernos y los bancos centrales de varios países europeos.

Viene siendo la zona, dentro de Europa, en la que los ciudadanos, las empresas y otros agentes económicos pueden hacer y recibir pagos en euros, con igualdad de condiciones, derechos y obligaciones, todo ello con independencia de su ubicación y de que esos pagos hayan requerido o no procesos transfronterizos, es decir, entre distintos países.

La zona SEPA está integrada por los 27 países miembros de la Unión Europea, así como por Islandia, Liechtenstein, Mónaco, Noruega y Suiza

 ¿Cómo afecta la Zona Única de Pagos en Euros (SEPA) a los clientes de banca?

 SEPA es el paso lógico para completar el proceso iniciado en 2002 con la introducción de billetes y monedas denominados en euros, y permitirá aprovechar plenamente todas las ventajas que ofrece la Unión Monetaria.

 Al igual que se utiliza una moneda única (EURO), en la Zona Única de Pagos en Euros habrá un único conjunto de instrumentos para operaciones de pago electrónicas en euros al por menor, de tal manera que los pagos internacionales son tan sencillos como los pagos nacionales..

 Se facilitan los procesos de pagos y se fijan unas nuevas reglas del juego con ciertas ventajas a la hora de pagar

  • Se puede usar una única cuenta bancaria para operaciones de pago en euros dentro de la zona SEPA.
  • Existe mayor seguridad para los usuarios de servicios de pago.
  • Se consiguen mejoras de eficiencia en los procesos de ejecución de pagos e innovaciones que permitirán innovaciones en el ámbito de los medios de pago (p.ej: factura electrónica y pagos vía dispositivo móvil).
  • Eliminación de barreras en pagos internacionales.

La zona única se basa en tres instrumentos de pago:

 ü  Las transferencias SEPA, que sustituyen a las actuales transferencias nacionales.

ü  Los adeudos directos SEPA, en sustitución de las actuales domiciliaciones de recibos españolas.

ü  Las actuales tarjetas bancarias de pago.

Para cada instrumento de pago, se producen los siguientes cambios:

  • Transferencias: Con SEPA se realizarán en base a los códigos BIC e IBAN.
  • Órdenes de domiciliación: Igual que ahora, para un emisor de recibos pueda cargar en cuenta de un cliente, necesita su autorización expresa (no cambian los que ya estaban autorizados antes). La devolución de los adeudos se somete a la normativa de servicios de pago (máximo de 13 meses para solicitar rectificación de operaciones incorrectas o no autorizadas; 8 semanas para devolver recibos autorizados cuando el importe supere el que el ordenante podía esperar razonablemente; 10 días hábiles para que la entidad devuelva los cargos o rechace la devolución).
  • Tarjetas: La principal novedad en las tarjetas de débito y crédito es el chip EMV. A día de hoy, la mayor parte de las tarjetas emitidas por las entidades españolas cuentan ya con el chip y los TPVde la mayoría de los comercios nacionales están preparados para esta nueva forma de pago, cuyo principal cambio es que ahora se exige teclear el PIN de la tarjeta para confirmar la compra. De esta manera, las operaciones son más seguras y se evitan las falsificaciones de firmas.

 Las ventajas que tendrá la implantación de la SEPA se van a traducir en un aumento de la eficiencia, la transparencia y la seguridad. Además, su culminación va a suponer la creación de un verdadero mercado único europeo.

 

La iniciativa SEPA viene apoyada y complementada por un nuevo marco normativo sobre normativo sobre servicios de pago, integrado por el Reglamento (CE) 924/2009, sobre pagos transfronterizos, la Directiva 2007/64/CE, de Servicios de Pago, y su transposición al ordenamiento jurídico español a través de la Ley 16/2009, de Servicios de Pago, y su desarrollo reglamentario.

 

La Ley tiene tres bloques fundamentales, dedicados a establecer, respectivamente:

 

  • Los requisitos de información que todos los proveedores de servicios de pago deben cumplir, mejorando la transparencia hacia los clientes.
  • Los derechos y deberes de los usuarios y de los proveedores de servicios de pago.
  • El régimen jurídico de una nueva figura de proveedores de servicios de pago, las entidades de pago, que permitirá una mayor competencia en la provisión de servicios de pago.

 

Si bien la nueva normativa no es de aplicación exclusiva a los instrumentos SEPA, la existencia de un marco normativo armonizado para todos los instrumentos de pago electrónicos y para toda Europa proporciona mayor seguridad jurídica y es fundamental

para el éxito de la iniciativa de Zona Única de Pagos en Euros.

 

En conjunto, SEPA y la normativa mencionada suponen significativas novedades a las que todos debemos habituarnos.

Descargar folleto Banco de España 

Fuente: Banco de España